top of page

Cambalache

Actualmente existen un sinnúmero de eventos dedicados al intercambio de cosas, en 2019, cuando comencé, en Toluca era una actividad poco conocida.


En ese momento yo veía que se hacían eventos de intercambio en Monterrey o Guadalajara y uno en especial en CDMX, pero todos tenían el mismo perfil: intercambio de ropa de mujer.


Desde antes ya tenía la idea de consumir cosas con dueños previos, aunque no por un enfoque ambientalista, si no para ahorrar dinero. Cuando me mudé a mi casa, en 2013, lo que buscaba era equiparla con poco presupuesto y mucha imaginación, recibiendo cosas de la familia y amigos o buscando en lugares de antigüedades o mercados de segunda mano. Pero las opciones eran limitadas.


Cuando tuve a mi hija, en 2019, fue cuando el cuidado del planeta cobró otro sentido para mí, por un lado, ¿qué clase de lugar le estoy dejando a ella? por otro lado, ¿cómo es que siendo apenas una bebé, su consumo de ropa y objetos para su cuidado era tan alto? No lo podía creer. Fue en ese momento, que viendo lo poco que usaba su ropita y demás objetos, que me puse en busca de un lugar o servicio que me permitiera intercambiar o rolar lo que ella iba dejando y obtener lo que iba necesitando. No lo encontré.


A partir de ahí fue que me animé a armar mi propio evento y comencé a hacerlo una vez por mes en Casa Espora (un espacio que tuvimos que dejar durante la pandemia).



Ahora lo hago en Barra Zero, la cafetería que manejo actualmente con mi esposo. Lo comencé con ropa de adulto, hombre y mujer, para probar y emular lo que había visto en otros lugares, y pronto añadí temáticas porque me di cuenta que todo, TODO lo que tienes puede ser aprovechado por alguien más cuando a ti ya no te sirve.


Es así como armé 6 temáticas que se repiten durante todo el año: ropa de adulto, artículos infantiles, artículos de entretenimiento, artículos para bebés, artículos de casa y jardín, y artículos de invierno. Con estas temáticas considero que están cubiertos muchos aspectos de la vida de cada persona, de pendiendo de su contexto.



Antes que nada: REUTILIZAR

Cuando comencé, fue emulando lo que había visto en otros lugares, después fui añadiendo, quitando y modificando la dinámica, las temáticas y la forma de trabajar para que se adecuaran a mis valores y objetivos. El más importante y que da sentido a toda la dinámica: REUTILIZAR.


Porque todo lo que necesitamos YA EXISTE, y no necesitamos que sea nuevo para poder aprovecharlo. Si usamos algo que antes estaba en otro clóset, en otra casa, lo único que va a pasar es que el consumo de nuevos recursos disminuirá y que, a la larga, los recursos podrán conservarse mejor para futuras generaciones.


Soltar para fluir

Otro de los objetivos es SOLTAR todo aquello que tienes y que no sabes por qué o para qué. ¿Te ha pasado? Creo que todas las personas hemos tenido pensamientos como -Lo guardo por si... -Algún día me quedará... -Es que me lo regalaron... -¿Y si no lo vuelvo a encontrar? -No me gusta pero le invertí mucho dinero... etc.


Pero si luego piensas ¿qué más da? De todas maneras, si no lo usas, no te gusta, no lo necesitas, lo tienes guardado... es como si no lo tuvieras. Y eso solo ocupa espacio físico, energético y mental que podrías aprovechar mejor. ¿Lo habías pensado?


Yo por ejemplo, sigo en depuración, con cada Cambalache, desde que los comencé, sigo haciendo el ejercicio, unas veces me es más difícil que otras, en ocasiones, ni siquiera lo pienso, pero siempre me alegra pensar que al final, esas cosas que dejo ir, van a parar a un lugar donde les den el uso para el que fueron hechas.


Vivir en gratitud

El último aspecto que me gusta fomentar con el Cambalache es el cuidado de las cosas. Me gusta pensar que si yo cuido mis cosas, las honro y las reparo cuando es necesario, quien quiera que las utilice después va a poder disfrutarlas tanto como yo. Y eso me hace feliz.

Ese ejercicio simple hacia mis cosas también me ha ayudado en otros aspectos de la vida. Si puedo cuidar un objeto, estoy honrando también el trabajo que conllevó su elaboración, los recursos con que fue hecho y las personas que intervinieron para que yo lo tenga ahora en las manos.


Y ese pensamiento se puede escalar o llevar a cualquier aspecto de la vida, donde la gratitud te hace voltear a ver al otro, a tu comunidad y cuidar de ellos, cuidar de ti.


Intercambia, cuida, repite

Como puedes leer, el Cambalache no solo es un evento de intercambio donde encuentras objetos y ya. Está pensado para que hagamos estas reflexiones, para que sea una de todas las acciones que podemos tomar para vivir más conectados, más felices, más humanos.


¿Te gustaría participar? ¿Quieres conocer la dinámica? Da click aquí y entérate de lo que intercambiamos en el mes.




7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page